Bienestar

Por qué el permanecer sentado es igual o peor que fumar…

...y el cuello en posición “mensaje de texto” no es motivo de emotíconos risueños.

La joroba está de vuelta. Un vistazo rápido a aquellos en su adolescencia o temprana adultez muestra los estragos de años de mandar mensajes de texto, checar correos y navegar la web ha hecho con su columna vertebral durante las etapas formativas.

Este aspecto de tortuga, donde la cabeza sobresale frente al cuerpo es conocido como cuello en posición “mensaje de texto”.

La cifosis de la columna solía ser rara en gente joven a menos que hubiesen nacido con un mal congénito y a menudo las columnas vertebrales con cifosis solían deberse a osteoporosis en una edad avanzada. Actualmente, es una condición común incluso en adolescentes.

Group Of Children Sitting In Mall Using Mobile Phones Smiling

Además de cabezas de tortuga, también verás “espaldas de camarón”, o con forma de letra C debido a la mala postura. Al permanecer sentado constantemente, los músculos del pecho, hombros y cuello se tensan causando rango de movimiento reducido. “Con los músculos constantemente forzando la cabeza y los hombros en una forma de C, se vuelve cada vez más difícil procurar una buena postura” dice Dr. Kelly Starrett en su libro “Deskbound”.

Tu cabeza pesa aproximadamente 5 kilos y con una buena postura (tus hombros detrás de tus orejas), éste es peso que le es físicamente posible soportar a tu cuello. Pero por cada pulgada que inclines tu cuello delante del cuerpo, le aplicas una presión extra de otros 5 kilos.

“En lugar de mantener la cabeza sobre tus hombros, lo cual distribuye y balancea el peso uniformemente, unos pocos segmentos de la columna soportan hasta 15 kilos de peso si la cabeza se posiciona tres pulgadas por delante del cuerpo” explica Starrett.

Y tres pulgadas ni siquiera es tan malas noticias. Mucha gente se encorva tanto que manda mensajes de texto con lo que equivaldría al peso de un niño de seis años sentado en sus cuellos. El doctor Carter indica que muchos pacientes se caen al tratar de alcanzarse las puntas de los pies.

“El sedentarismo nos está matando”

– Doctor James Levine

Los humanos no fuimos diseñados para estar sentados por tantísimas horas. Peor aún, incluso las personas que hacen una hora de ejercicio diariamente, de igual manera pasan el resto del día sentados –viajando, comiendo, trabajando en una oficina, mirando televisión- así que técnicamente viven una vida sedentaria, lo cual neutraliza el ejercicio realizado.

“A menos que estemos dormidos, los seres humanos estamos diseñados para movernos. Nuestra fisiología natural depende de éste hecho” dice el doctor James Levine, autor de “¡Levántate! Tu silla te está matando”.

“Por cientos de años, nos hemos movido para comer, cazar, transportarnos. El mundo industrializado se ha vuelto completamente sedentario. Nuestros cuerpos están diseñados para moverse, y al mismo tiempo, el movimiento nos mantiene sanos”

Como si fuera poco, ¿hay acaso un accesorio menos atractivo que una joroba de tejido adiposo?

“Mientras que hay varios factores que pueden causar la acumulación del exceso de grasa detrás del cuello, una de las principales razones es el sentarse encorvado por periodos prolongados de tiempo. Tu cuerpo trata de contrarrestar el peso de tu cabeza con un depósito graso debajo de la piel de la espalda superior” explica el doctor Starrett.

Uno es lo que hace mas frecuentemente. Si todo lo que haces es permanecer sentado, tu cuerpo se adapta y forma una especie de “molde” de ésa posición que afecta cómo te mueves el resto del día. Lo que es más, éste fenómeno comienza desde temprana edad.

El doctor Starrett observaba que en preescolar todos los pequeños corrían de forma adecuada. “Lenta o rápidamente, todos los niños corrían de forma natural”. Pero aproximadamente al comenzar el primer grado, la mitad de los niños comenzaron a adoptar patrones de movimiento diferentes y antinaturales tales como el golpe de talón, que no es una ventaja evolutiva y solamente debería realizarse cuando se usan zapatos acojinados. Starrett resolvió esta problema comprándole a sus hijos (y a sus compañeros de clase) stand up desks, o escritorios en los que se trabaja de pie.

Jo Ann Staugaard-Jones, autora de “El músculo de psoas” enlista síntomas tales como el debilitamiento de los flexores de la cadera y tendones flojos como efectos secundarios de el mantenerse sentado por periodos prolongados. Cuando nos sentamos, explica, “los flexores de la cadera no experimentan resistencia, el peso completo del torso se deposita en el piso pelviano y las extremidades inferiores se encuentran inactivas. Se trata de una posición que, mantenida por un largo tiempo, inhibe la circulación, el tono muscular e incluso la respuesta nerviosa”.

Como es de esperarse, la postura sedentaria tiene consecuencias. “Puede ser una causa directa del dolor de la espalda baja, problemas con el músculo de psoas o ciática. Los flexores de la cadera se acortan y debilitan y después de cierto tiempo, crean una infinidad de problemas de salud” comenta Staugaard-Jones.