Viajes

Querida Sevilla

Con su bella arquitectura morisca, inviernos templados y un rico sentido de la tradición, Sevilla es un destino formidable para vacacionar durante la temporada baja.

seville-guide-4
Plaza de España

Una de las muchas formas en que Sevilla se diferencía de Gran Bretaña es la vibra de un sábado por la noche. Sevilla es una ciudad relajada, donde los habitantes todavía se preocupan por ir bien vestidos y la conducta en sociedad refleja un respeto por la familia y por las personas mayores. En un sábado por la noche se pueden ver familias, desde abuelas hasta niños pequeños, paseando por el centro de la ciudad sin el peligro de tropezarse con algún borracho o de ser asediados por limosneros. La idea de dar un paseo en el centro de alguna ciudad del Reino Unido a las diez de la noche de un sábado con la familia es una total locura. En cambio, las noches de sábado en Sevilla todavía son accesibles a todos sus ciudadanos.

Accesibilidad es una característica esencial de ésta encantadora ciudad donde se pueden comprar zapatos de cualquier color, comer a cualquier hora del día y sentarse en la banca de cualquier parque sin miedo a que algún pordiosero la haya usado previamente de inodoro. Hace ya bastante dejamos de vestirnos decentemente en el Reino Unido pero aquí todavía existe el orgullo en el vestir y pareciera que únicamente La Familia Real y los españoles visten a sus hijos como lo que son: niños pequeños; y no como mini adultos. Los bebés portan gorritos y hermosas botitas, las niñas resplandecen en hermosos vestidos, tobilleras y grandes moños de satín que adornan sus lustrosas cabelleras. Verás muchachitos en pantalones cortos, impecables camisas y zapatos boleados. Existe una razón por la que la Princesa Charlotte vistió un atuendo comprado por su niñera española para su primera aparición en público luego de dejar el hospital. Éste estilo de vida se ve amenazado por las baratijas de importación chinas que inundan las principales tiendas departamentales en España, con horribles camisetitas y pequeños pantalones de mezclilla por doquier. Todavía se pueden ver exquisitas ropas para niños en las tiendas y vestidas por chiquillos caminando de la mano de sus abuelos al calor de la tarde. Si te estás preguntando como se mantienen limpios y calmados, te resultará interesante el hecho de que España tiene el índice mas bajo en consumo de postres azucarados en Europa.

La vida comienza tarde en Sevilla, sobre todo en el verano. Muchos consumen una comida simple de mañana antes de tomar su desayuno en algún café. Es recomendable optar por las opciones clásicas: pan tostado con un denso y afrutado aceite de oliva y añadir jitomates con jamón serrano si lo que quieres es algo mas llenador. De preferencia, pide un café con leche en vaso y sin espuma (no un latte). El café con leche español es de los mejores en Europa, además es preferible evitar por completo los remedos de café preparado a la italiana.

El almuerzo comienza por ahí de las dos de la tarde y es de esperarse que toda la ciudad se paraliza. Las tiendas se cierran y el noticiero principal comienza a las tres cuando la gente se encuentra en casa justo antes de tomar una siesta luego del almuerzo. Un incrédulo taxista compartía una historia de cómo de camino a casa para tomar su refrigerio se encontró con un grupo de turistas extranjeros deambulando en el calor infernal de las dos de la tarde. “¡Y se trataba de gente mayor!” exclamaba con un fuerte acento andaluz, “no eran jovencitos, ¡podrían haberse desmayado en cualquier momento! ¿Por qué sentirían la necesidad de salir a caminar cuando deberían haber estado descansando?” me preguntaba. “Una completa falta de conciencia” le respondí. “¿Y qué hay con los pantalones? Hace años que nos reímos de sandalias con calcetines y ahora vemos extraños pantalones que terminan bajo la rodilla pero antes del tobillo. ¡Y son hombres adultos quienes los visten!”. (Globalmente, las cuestiones en cuanto a moda en pantalones ha empeorado visiblemente y para muestra, consulta Amanda Magazine Número 2 en donde encontrarás el reporte completo.)

seville-review
Plaza de San Francisco

A las seis de la tarde, los sevillanos salen nuevamente a merendar para recobrar energías antes de ir de compras. Café o churros con chocolate son consumidos en grandes grupos por toda la ciudad. Los lugareños gustan de pasear e ir de compras en las tardes templadas por las calles de Tetuán y Sierpes (la serpiente) que se enrosca por todo el centro de Sevilla.

La cena nunca ocurre temprano y muchos turistas terminan comiendo solos en restaurantes vacíos a las ocho de la noche, la falta de comensales hace que se pregunten si han elegido un buen lugar. Los locales, en cambio, se encuentran en bares y cafés tomando una caña y comiendo tapas, y no cenarán hasta las diez y media, o un poco mas temprano en el invierno. A diferencia de muchas ciudades en Europa, Sevilla todavía cuenta con precios razonables y el hecho de poder disfrutar y relajarse en sus cafés y tiendas, es una parte más de su encanto.