Terapia para tu Hogar

Tomarse el tiempo para preparar una mesa espléndida

¿Piensas que ya nadie se molesta en poner la mesa? Asegúrate de no quedarte atrás con una deprimente comida de microondas mientras el resto del mundo cena con estilo.

beautiful-table
zarahome.com

Uno de mis mayores placeres en ésta vida consiste en preparar una mesa preciosa. La mesa del comedor en muchas culturas no es solo el centro del hogar, sino del día. Sirve como un ancla, un lugar donde recargar energía y una fuente de inmenso placer. Si entro a un comedor atestado de cosas, casi puedo sentir la desesperación de la habitación misma al no poder funcionar apropiadamente. Los comedores olvidados y subutilizados para mi siempre están matizados con la tristeza de una dicha no expresada. Recientemente, en un viaje a las Bahamas, me hospedé en el hotel de India Hicks conocido como The Landing. Aún cuando la mayoría de los huéspedes cenaban en la terraza, noté que dentro, en el comedor todas las mesas estaban preparadas, todas las velas prendidas en lo que me encantaría pensar era un gesto de inclusión de la habitación al resto del restaurante. Este gesto parecía decir: “No hay huéspedes en el interior, pero no por eso careces de importancia” Verdaderamente realzaba la experiencia en el exterior al no haber una energía solitaria u olvidada alrededor. Es un sentimiento verdadero. Todos hemos estados en casas con habitaciones que los dueños no utilizaban y siempre aportan una sensación diferente.

No eres lo que comes, sino lo que digieres. Tomarse el tiempo para preparar la mesa es parte del proceso de crear un ambiente tranquilo para comer. ”En un organismo en el cual ha sido activada una respuesta al estrés, la sangre es desviada del aparato digestivo hacia los músculos y el corazón en preparación a la huida” dice Marc David de thepsychologyofeating.com. “Podrías estar consumiendo la comida mas nutritiva del universo, pero se necesita que le mandes a tu cuerpo una señal de que es seguro comer”

Lo cual se logra al crear un ambiente relajado. Pon la mesa y elimina cualquier posible situación estresante a la hora de la comida. Nada de noticias, ni email, ni teléfonos, ni televisión, tecnología o complicadas conversaciones sobre finanzas, sobre tener otro hijo o acerca de dejar que tus suegros se muden a la habitación de huéspedes. Suficiente, es hora de comer. “Comer en un estado de ansiedad nos transporta a un plano de estrés sicológico que conlleva a un mal funcionamiento del tracto digestivo. Para un óptimo metabolismo, hay que relajarse mientras se come. Así de simple” explica David. Y también impide la glotonería. “Comer estando poco consciente de la comida así como el no cumplir con los requerimientos metabólicos de sabor, placer y satisfacción resultará en hambre continua. La conciencia regula el apetito naturalmente”

Cenas desastrosas Cosas qué evitar

Mensajes deprimentes

Ésta charola es el accesorio definitivo de los que se han dado totalmente por vencidos. ¿Para qué transmitir un mensaje infructuoso como este?

Comer en recipientes de plástico

Nunca comas de un recipiente plástico. Jamás. Incluso si vives solo. Incluso si eres hombre. ¿Parece ésta la cena de una persona exitosa? Es extremadamente deprimente. A cualquiera le causaría sarpullido incluso antes de consumir los aditivos en la comida procesada.
Recuerda que, mientras tu contemplas ése triste y viscoso remedo de comida, existen bronceados especímenes que visten pantalones de diseñador, beben Martinis y bailan con despampanantes mujeres en los trópicos, en éste preciso momento. Es difícil ser como ellos en éstas circunstancias, que son desastrosas tanto para el cuerpo como para el alma.

Mirar televisión mientras comes

¿Desconectados? ¿Nosotros? Un ejemplo perfecto de cómo no cenar. Si no te sientas a la mesa te arriesgas a comer frente a tu computadora, teléfono o televisión lo cual te desconecta de tu comida y fomenta la gula. Tu cuerpo lidiará con los efectos del consumo irracional de comida por un largo tiempo. Investigadores de la Universidad de Birmingham descubrieron que el no prestar atención a los alimentos consumidos tiende a hacer que la gente coma más en dicha comida, y también mas tarde.

Desorden en la mesa

Mantén el comedor pulcro y libre de caos.

La palabra compañía del latín compania (de cum y panis o con pan) significa, literalmente, alguien con quien compartes el pan.

El comedor, tanto si es pequeño o enorme, es el lugar de reunión de familia y amigos, y también es el lugar de reabastecimiento y nutrición personal. Los comedores desordenados le niegan a los comensales éste tiempo fundamental. No es una excusa válida decir que necesitas trabajar en la mesa. Si tu comedor también hace las de escritorio, asegúrate de que el trabajo es portátil y se puede recoger en minutos para permitir que la mesa pueda jugar su papel fundamental a la hora de la cena.

La versión mejorada de una cena en la cocina

sainsburys-table

Gusto de enriquecer mi día a día y por tanto, las cenas en la cocina necesitan ser bellas, íntimas y relajantes. Te encuentras en el corazón del hogar, el cual, asumiendo que no sea caótico o esté sucio, contribuye a la nutrición. Una ventaja de comer en el comedor es que no tienes que recoger los utensilios de cocina o comer junto a las cacerolas y sartenes usados. Para las cenas veraniegas entre semana, tiendo a no usar manteles o servilletas de tela, y en su lugar, empleo bonitas servilletas desechables (aunque adoro la ropa de mesa), manteles individuales fáciles de limpiar, cubiertos y vasos refulgentes, un ramo de flores frescas del jardín y cirios en porta velas de vidrio. Lo almaceno todo en cajones y repisas y me toma tres o cuatro minutos en preparar. La recompensa es grande a cambio del poco tiempo invertido.

Compara esto

3-2-Dinner

Con esto

dining-room-table1

Irónicamente en medio de éste desastre hay una revista llamada “Clean Eating”. Nótese como el plato de cereal no ocupa mas que una parte minúscula del espacio, mientras que en la mesa hay, entre otras cosas, una sandalia, un cepillo, un bote de loción, una daga de plástico y un iPod, así como demasiados libros y revistas. Es imposible trabajar o cenar en éste espacio y el mensaje negativo que conlleva todo ese desorden es: “No estoy en control de las cosas.”

Si no puedes ni trabajar con claridad o comer en condiciones relajantes, dos importantes aspectos de tu vida están faltando. Cuando esta mesa fue adquirida, no cabe duda que muchas horas fueron invertidas en escoger y decidir cual comprar y una buena cantidad de dinero fue desembolsada. No puedo dejar de hacer hincapié en que es una completa pérdida de tiempo y dinero hacer lo anterior y luego vivir de forma desordenada.

Esta mesa se encuentra en ese estado por una sola razón: no es organizada frecuentemente y la razón es que el comer en una mesa pulcra no es una prioridad. La limpieza es aún mas difícil cuando no existen maneras de almacenar objetos tales como correo, juguetes y libros. Es importante entender que la única razón por la que no hay dispositivos de almacenaje es que no son una prioridad. Todos encontramos tiempo y energía para nuestras prioridades y también culpamos a la falta de tiempo y de energía por todo lo que nos sale mal en la vida. Cuando te des cuenta de que las cosas están como están puramente porque no las has convertido en una prioridad, recuperarás el control de tu vida.